¿Estética o comodidad? Los atributos del sujetador que generan emociones positivas. Emoción y Moda

Andreea LeonteEmoción y Moda1 Comment

large 1574936536 31644420a33c747e837d33b6ce6c878a - ¿Estética o comodidad? Los atributos del sujetador que generan emociones positivas. Emoción y Moda

La ropa, el calzado y los accesorios que utilizamos suelen tener mayor importancia para nosotros cuando se trata de productos que utilizaremos en público. No obstante, actualmente todos los productos que provienen de la industria de la moda están disponibles en gran diversidad de modelos, texturas, diseños, etc. No solo podemos elegir entre 20 camisetas diferentes por temporada, sino también entre multitud de modelos de pijamas o de ropa interior.

La ropa interior también es un tangible afectado por los cambios de moda, aunque en menor medida que, por ejemplo, un abrigo. También se registran mayores variaciones en la moda de ropa interior de las mujeres que la de los hombres*.

Una de este tipo de prendas típicas del sexo femenino es el sujetador. Es una prenda cuya historia está bien documentada, pero hay poca innovación en cuanto a su diseño. Es decir, aunque vemos en las tiendas decenas de sujetadores, de varios modelos, colores, texturas y demás características, hay poco avance e investigación sobre el diseño de estos productos.

¿Es eso importante? Cualquier persona que utiliza un sujetador sabe que cualquier detalle de esta prenda puede importar e influir en el bienestar. Normalmente, por encima de un sujetador bonito queremos uno práctico y/o cómodo, por lo menos para el día a día. Aun así, ello no implica que la estética no importa.

De hecho, tanto la estética como los atributos técnicos de un sujetador podrían influir en el bienestar del usuario. El bienestar se traduce en emociones positivas. Y las emociones son importantes en el proceso de consumo, por lo que es clave activar emociones en los potenciales clientes a través de más elementos que los incentivos (puntos en una tarjeta de cliente, regalos, etc.) o las condiciones ambientales de las tiendas (música, luz, etc.).

En muchos estudios se ha observado la importancia de las emociones en las decisiones de compra. Las ventas aumentan cuando se estimulan las emociones a través de la manipulación de los atributos de las prendas.

Pensemos en una situación típica de ir de compras. Paseamos por una tienda, vemos y tocamos diferentes prendas, seleccionamos algunas, las probamos y decidimos qué comprar. En principio, creemos que lo que elegimos es porque nos gusta y nos genera bienestar.

No solemos ser conscientes de que la ropa expuesta no está diseñada solo en base a las ideas de unos diseñadores que da la casualidad que encaja con nuestros gustos.  Se tienen en cuenta todo tipo de hallazgos científicos, análisis de mercado, estudios sobre las preferencias de los clientes, etc.

Por tanto, para diseñar ropa se tienen en cuenta múltiples fuentes de información. Las emociones que pueden generar algunos diseños, tanto en términos estéticos como funcionales, son factores predominantemente presentes. En cambio, en el caso de los sujetadores se desconocen las relaciones entre emociones y diseño funcional o estético. El diseño de los sujetadores parece estar predominantemente basado en el punto de vista de los/as diseñadores/as más que en el de los/as consumidores/as.

Por otro lado, si fuesen los/as consumidores/as quienes diseñarían su propio sujetador, no sería extraño encontrar tantos diseños que personas usuarias, dada la gran diversidad de cuerpos, cada uno con sus detalles, sensibilidades y otras características. Hace falta investigar más, pero no tanto para producir un sujetador plenamente personalizado, sino para tener más en cuenta las diferencias individuales y promover experiencias emocionales positivas plenas.

En el estudio Aesthetic and functional bra attributesas emotional triggers (Greggianin, Tonetto, Brust-Renck, 2018) se intenta obtener más información en cuanto a relaciones entre emoción y diseño del sujetador. Si parece poco importante, debemos tener en cuenta que el sujetador es una prenda con un papel destacable en la identidad femenina.

Incluso cuando decidimos no ponernos uno, su existencia está en nuestras mentes y esa decisión encierra muchos significados más que el simple poner o no poner. Y al igual que podemos buscar una crema perfecta para nuestra piel, también puede que busquemos el sujetador correcto. Tiene significados simbólicos, psicológicos y sociales. A veces es objeto de seducción y otras veces de represión.

Las diferentes formas de un sujetador tienen diferentes funciones. Y las funciones de interés han cambiado a lo largo de la historia. Puede ser la de esconder tripa (corsé), la de separar, reducir o aumentar el volumen visual de los pechos, crear formas cónicas o redondas, aparentar una cintura más fina, sujetar y reducir el movimiento de los pechos. Incluso hay quienes creen que el uso del sujetador reduce su caída con el tiempo.

En términos de diseño funcional, un diseño en desacuerdo con las necesidades de una persona puede provocar dolor, fatiga muscular y malestar. Para diseñar un buen sujetador la clave es la ergonomía, pero no basta. La percepción de atributos ergonómicos del sujetador se ve afectada por factores como el índice de masa corporal y la edad. Por ejemplo, se ha visto que estos dos factores dan lugar a sensaciones térmicas diferentes.

Los atributos funcionales del sujetador que se incluyen en el estudio antes mencionado son (véase la imagen siguiente): copa (A), frente central (B), aros (C), reforzador lateral (D), tira/banda espalda (E), tirantes (F), anillo de ajuste de los tirantes (G) y cierre (H). Los atributos estéticos a analizar fueron: estampado, tejido/textura, escote, encaje, relleno, push-up, cierre frontal y color.

sujetador 300x252 - ¿Estética o comodidad? Los atributos del sujetador que generan emociones positivas. Emoción y Moda

En cuanto a la experiencia emocional, se analiza en términos de 3 dimensiones: valencia (el grado en el que un estímulo se percibe como agradable), activación (intensidad de la respuesta emocional) y dominancia (el grado de control experimentado al encontrarse con el estímulo).

¿Estética o comodidad? ¿Qué será?

La presencia de un refuerzo lateral y de una frente central ancha del sujetador promueven, por un lado, la relajación. Es decir, en esas condiciones hay una baja activación. Por otro lado, los mismos atributos funcionales también promueven la experimentación de agrado (alta valencia o valencia positiva).

Ambos elementos son atributos relativos a una buena sujeción. Por tanto, una buena sujeción parece ser un atributo importante en cuanto a la elección del sujetador favorito y su presencia da lugar a emociones positivas.

Todos los atributos funcionales analizados han mostrado un papel importante en la percepción de control (dominancia). Ello no implica que el sujetador favorito debe ser siempre perfecto desde el punto de vista funcional. Lo que se subraya es que parece que para sentir seguridad al usar un sujetador no hace falta necesariamente que este sea un producto bonito. Tal como mencionábamos antes, sentirse cómodo/a es muchas veces más importante que sentirse guapo/a.

Experimentar emociones al utilizar un producto, en este caso el sujetador, está conectado con los atributos funcionales del producto. Un buen diseño, que cubra las necesidades de los consumidores, ha sido y sigue siendo importante.

Curiosamente, los autores del estudio no han observado ninguna relación entre la relajación o agrado y los atributos estéticos. Y es curioso porque el sentido común nos diría que algo bonito nos agrada, ¿verdad?

En cualquier caso, esa ausencia de relación puede deberse a limitaciones del estudio, pero también puede que lo estético de un sujetador no tenga tanta potencia como para generar emociones de manera destacable. En cambio, todos los atributos estéticos, excepto el encaje y el relleno, han mostrado relaciones con el grado de control o dominancia.

Si antes veíamos cómo los buenos diseños importan para sentir seguridad, vamos a añadir a esa sensación el impacto de atributos como un diseño push-up o escotado. Y el hecho de que el relleno no sea determinante para la sensación de seguridad puede indicar un mayor deseo actual de exhibir una silueta más natural.

Se necesitan más estudios similares y en diversas culturas. En cualquier caso, parece que analizar las relaciones entre emociones experimentadas y atributos de diversa naturaleza de la ropa interior puede ofrecer información interesante. Si queremos un sujetador que se ajuste a nosotros/as como si fuese una segunda piel, ya vamos teniendo pistas del porqué. Si somos quienes los diseñan, puede que vaya siendo hora de aunar creatividad con atención a las diferencias individuales. Y todo ello resultaría en lo que todos queremos ser y tener: clientes satisfechos.

* A tener en cuenta que la clasificación dicotómica de ropa interior para hombre y mujer que se sigue en este artículo es debido a que en el mercado se siguen diseños que no diferencian entre sexo y género y solo son compatibles con el cisgénero. La referencia al sujetador que hacemos aquí es en términos de prenda típica de la expresión de género femenino y diseñada para la anatomía femenina.

 

¿Te gusta la moda o trabajas en ello? ¿Quieres aprender sobre la importancia de las emociones en este campo? Visita nuestro Curso de Impacto de las Emociones en el Consumo de la Moda y adquiere un conocimiento 360º sobre las emociones y ¡mucho más! Además, puedes completar tu formación con los cursos sobre Historia de la Moda y Coco Chanel.

 

Si te interesa acceder a la investigación completa y original, aquí tienes la referencia: Greggianin, M., Tonetto, L. M., & Brust-Renck, P. (2018). Aesthetic and functional bra attributes as emotional triggers. Fashion and Textiles, 5(1), 31.

One Comment on “¿Estética o comodidad? Los atributos del sujetador que generan emociones positivas. Emoción y Moda”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *